París también quiere ser joven

La semana de la Moda de París para primavera/verano 2016 confirma la tendencia que ya señalaron las citas de Nueva York y Milán y de la que hablaba en la última entrada. La juventud es el nuevo negro, por tirar de cliché. Jacquemus o Vetements son las etiquetas de las que todo el mundo habla. Hasta el punto de que el fundador y portavoz de la segunda, Demna Gvasalia (de 34 años), fue nombrado en el último día de la pasarela francesa como nuevo director creativo de Balenciaga. El diseñador de origen georgiano y nacionalidad alemana se queda así con la codiciada plaza apenas un año después de lanzar esta firma que funciona como un colectivo y que ya se ha convertido en el uniforme predilecto de los asistentes a los desfiles. El pasado marzo su segunda colección, presentada en el club Le Depot de Le Marais, fue la revelación de la pasarela.

<> on October 1, 2015 in Paris, France.

Desfile de primavera/verano 2016 de Vetements en París con prendas que reciclan imágenes como la de Kate Winslet y Leonardo di Caprio en ‘Titanic’. Foto: Getty.

En esta ocasión, la audiencia (Kanye West, incluido) peregrinó hasta un chirriante restaurante chino en Belleville. El sentido de comunidad de la firma se mantiene en un casting ecléctico en el que, entre otros, figura el diseñador ruso Gosha Rubchinskiy. Las prendas para primavera/verano 2016 se mantienen fieles a una filosofía que bebe de la ruptura de lo cotidiano de Margiela (donde los siete fundadores de la enseña habían trabajado con anterioridad) y se defienden más como individuos que lanzando un mensaje homogéneo. De hecho, el concepto inicial de la marca era modificar prendas encontradas en tiendas de segunda mano. Vetements, que seguirá operando en paralelo al trabajo de Gvasalia en Balenciaga, estuvo entre los finalistas de este año al premio LVMH para buscar jóvenes talentos.

Una distinción que, por segundo año, recibió el francés Simon Porte Jacquemus, de 25 años. Su firma fue galardonada en esta edición del certamen con el premio especial del jurado. Desde que empezara a desfilar en la Semana de París en 2012 Jacquemus ha ido ganando notoriedad, hasta el punto de conseguir que muchos editores alarguen sus estancia en París y lleguen a la primera jornada de la cita solo para ver su propuesta. Pero el creciente interés en sus juegos surrealistas y conceptuales parece haberle afectado ya que su desfile de esta temporada se complicó la existencia con una puesta en escena onírica y críptica que incluía un niño, al propio diseñador y hasta a un caballo blanco. Tanta atención no siempre es fácil de digerir.

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 29: A model walks the runway during the Jacquemus Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 at Paris Events Center on September 29, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

Un niño arrastra una gran bola roja en el arranque de la colección primavera/verano 2016 de Jacquemus, titulada ‘La nariz roja’. Foto: Getty Images.

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 29: A model walks the runway during the Jacquemus Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 at Paris Events Center on September 29, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

El diseñador Simon Porte Jacquemus con un caballo durante la presentación de su colección en París. Foto: Getty Images

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 29: A model walks the runway during the Jacquemus Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 at Paris Events Center on September 29, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

Uno de los diseños de Jacquemus que juega a dividir prendas o representarlas de forma esquemática sobre el cuerpo. Foto: Getty.

El mensaje de Vanessa Seward (Buenos Aires, 1969), mucho menos aparatoso que el de los anteriores, también ha calado entre los asistentes a los desfiles. Sus básicos sofisticados, en las antípodas conceptuales de Jacquemus o Vetements, se han convertido en otro de los ingredientes predilectos del vestuario de los invitados. La argentina, que pasó por Azzaro tras la muerte del fundador en 2003, presentó la segunda temporada de su línea propia. Firma que extiende su colaboración con A.P.C. a una colección que, de nuevo, apuesta por ofrecer piezas interesantes y efectivas para un guardarropa cotidiano.

French fashion designer Vanessa Seward acknowledges the public at the end of her 2016 Spring/Summer ready-to-wear collection fashion show, on October 6, 2015 at the Grand Palais in Paris. AFP PHOTO / BERTRAND GUAY (Photo credit should read BERTRAND GUAY/AFP/Getty Images)

La diseñadora Vanessa Seward tras su desfile p/v 2016 en París. Foto: Getty.

PARIS, FRANCE - OCTOBER 06: A model walks the runway during the Vanessa Seward Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 on October 6, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

PARIS, FRANCE - OCTOBER 06: A model walks the runway during the Vanessa Seward Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 on October 6, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

PARIS, FRANCE - OCTOBER 06: A model walks the runway during the Vanessa Seward Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 on October 6, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

Diseños de Vanessa Seward para primavera/verano 2016. Foto: Getty.

El furor por la renovación no solo afecta a las nuevas etiquetas y a los premios destinados a promoverlas (sea el citado galardón de LVMH o el venerable ANDAM que el año pasado cumplió el cuarto de siglo). No podría decirse que la tendencia ha hecho mella en París si no implicara también a los nombres de larga historia que son el alma de la moda francesa. En ese sentido, la capitulación de Balenciaga a esta nueva ola al fichar a Gvasalia puntúa triple. Pero también hay que señalar los cambios que este año se han producido en Carven, Nina Ricci, Guy Laroche y Courrèges. Las tres primeras casas -fundadas en 1945, en 1932 y en 1957- estrenaron a sus nuevos directores creativos el pasado marzo. Así que tanto el tándem formado por Adrien Caillaudaud y Alexis Martial (ambos, de 30 años) como los diseñadores Guillaume Henry (37 años) y Adam Andrascik (31 años) se han enfrentado ahora a la siempre complicada segunda temporada. Por su parte, el dúo Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant (de 26 y 25 años) ha presentado su primera colección para Courrèges dejando en suspenso su propia firma, Coperni. ¿Hace falta decir que esta también fue finalista al premio LVMH este año? Y obtuvo uno de los galardones ANDAM en 2014.

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 30: A model walks the runway during the Courreges Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 on September 30, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

El debut de Sebastién Meyer y Arnaud Valiant en Courrèges se basa en prendas individuales. Foto: Getty.

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 30: A model walks the runway during the Courreges Ready to Wear show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2016 on September 30, 2015 in Paris, France. (Photo by Victor VIRGILE/Gamma-Rapho via Getty Images)

La sucesión de ítems que compone la coleccción primavera/verano 2016 de Courrèges. Foto: Getty Images.

La abismal diferencia estética entre el debut en Courrèges, las propuestas de Vetements o de Vanessa Seward esconde sin embargo un interesante vínculo. La nueva generación de diseñadores reniega de la narrativa convencional de los desfiles y, sobre todo, del discurso de las tendencias. Meyer y Vaillant, por ejemplo, se adentran en el vocabulario del emblema de la moda espacial de los sesenta con una sucesión de prendas mucho más que con una colección homogénea. Esa búsqueda de piezas con carácter, identidad y personalidad individual termina por hilvanar las muy heterogéneas ideas que recorren las cabezas de los diseñadores llamados a renovar la más venerable de las Semanas de la Moda internacionales. A diferencia de lo que ocurría con los diseñadores que repoblaron París al final de los años noventa (con Galliano y McQueen a la cabeza) estos no parecen tiempos de grandes narradores. Esta es la era de las pequeñas historias (llámenle producto). Y todos, hasta los recién llegados, tienen bien aprendida la lección.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 comentarios en “París también quiere ser joven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 6 = dos